lunes, 7 de julio de 2008

Las imbecilidades de lo habitual


Bueno. Pues aquí estamos de nuevo, escribiendo. Cuánto tiempo. He estado un poco ausente porque estaba de exámenes, y no he tenido mucho tiempo para pensar sobre temas demasiado profundos.

He meditado unos diez minutos, y creo que todo el estudiante que lea mi blog estará de acuerdo en que, aunque sea pleno julio, es hora para nosotros de hacer un balance del año (académico). No voy a preguntar sobre notas, por supuesto…me refiero al año académico en general.
El mío ha sido bueno. Este año me ha ayudado mucho a descubrirme a mí mismo, y esto me ha llevado a acercarme mucho más a mis amigos y a mi familia. El 2008 me ha traído alguna que otra desgracia, como a todo el mundo. Pero como buen pesimista que soy, no iba a creer que todo sería rosa.
Lo importante del balance es todo lo bueno que he conseguido. Y esta es otra de las cosas que he, digamos, “he aprendido” a lo largo del 2007/2008: que de vez en cuando hay que sentarse y valorar lo bueno que te ocurre, porque si sólo damos importancia a lo malo, al final la existencia acaba siendo un poco melodramática, y nos transformamos en bichos grises con aguijón, ¿no?

Hablando de este año, ya que estamos, decir que esta mañana le he echado una ojeadilla a mi humilde blog. Y, miren por dónde, he caído en la cuenta de que ¡el día 14 del mes pasado cumplió 1 año! Se me hace raro, la verdad. En mi mente está recién creado, y tan verde como estoy yo. Pero no, resulta que ya ha andado un poquito, y se supone que ha aportado cosas a la gente que lo lee (que no sé todos los que sois, pero muchas gracias por leerlo, aún así), y que por supuesto me las ha aportado a mí.
Cuando creé este blog no sé que pretendía, si mostrar lo que siento y pienso sobre la vida, o descubrírmelo a mí mismo. No sé. El caso es que tengo la sensación de que ha sido más relevante para mí de lo que esperaba. Ha pasado bastante de puntillas en mi día a día, sí, pero para mí es un documento de cómo puedo haber cambiado en un año; cómo puedo haber madurado. Soy un niño y lo sé, pero quizá tras un año ya haya conseguido pasar a mi pubertad emocional y vital.
He hablado aquí sobre mí, sobre mis amigos, sobre mi familia; y quizá de forma más implícita sobre mis historias de amor, el sexo, las decepciones. Todas estas cosas que todo el mundo vive, y que son tan habituales como enigmáticas. Cosas de lo habitual; imbecilidades de lo habitual, de hecho, que todos los días nos hacen replantearnos nuestro rumbo en la vida.

Y sin más, una vez más GRACIAS a los poquitos que leéis esto, porque me hace sentir que penetráis un poquito en mi cabeza, y que sabéis más sobre mí sin tener que decirlo. Y eso, como a todo el mundo, me reconforta.

4 comentarios:

Evavaivi dijo...

Felicidades x tu primer añito!!!! jiji la verdad es que me encanta lo que escribes y me ayuda a conocerte tb un poco mejor, de otra forma, no sé.. diferente.
Este año ha sido genial, quitando algun que otro dramilla, nos ha ido bastante bien a todos ;)

por que este blog cumpla muchos años más! :)

LiO dijo...

por ello!
besos

Bere dijo...

Niñaaatoooooo.... te queremoooss!!! me gusta tu blog, tu manera de pensar, de estructurar tus pensamietos amargos y de dejarnos entrever a todos los muy dulces q tienes... guapo y listo. vas por buen camino. =)

J.M. Mena dijo...

¡Buen blog! ¡y buen año! ¡un brindis largo y eterno!