lunes, 22 de septiembre de 2008

La ciudad sin límites...¿o no?


Hoy he caído en la cuenta de una cosa: parece que últimamente está de moda largarse de Madrid. Varios amigos han decidido que este año es el idóneo para largarse y desaparecer un poco del mapa. Unos se han ido a dar la vuelta al mundo, otros se van simplemente de vacaciones, otros se van a vivir a otros países, otras ciudades… incluso otros, que no se han ido, se están planteando seriamente cambiar de aires.
Yo me he puesto a pensar en ello; en si realmente Madrid me ofrece todo lo que quiero. Me planteo si a lo mejor he estado embotado, sin pensar ni por un momento en vivir en otro lugar, y sin darme cuenta de que tal vez la ciudad está quedando vacía (de oportunidades y de gente). ¿Es que Madrid ha pasado de moda? ¿Será que Aguirre y Gallardón han convertido a la capital en una ciudad aburrida, o es que otras ciudades vienen pisando fuerte este año, y están dejando muy atrás a la Gran Vía?
Está claro que hay muchas ciudades, sin tener que salir del país, que se esfuerzan de forma importante por atraer turismo, gente joven y, en general, un cambio de imagen. Ciudades como Barcelona o Granada están cada vez más en boca de la gente joven; organizan conciertos y eventos más al alcance de la mano, ofrecen propuestas culturales mucho más frescas, y tienen un gobierno con una mentalidad quizá más progresista que el de la capital española.
¿Pero qué pasa con los que nos quedamos? Me preocupa pensar que tarde o temprano, toda mi gente va a acabar yéndose de aquí. Tal vez en menos de un año la gente de mi entorno ya ni respire a mi lado. Tendré que aceptar que la polución de Madrid los ha terminado por espantar, y me pasaré la vida viajando de Barcelona a Madrid, de Madrid a Londres, de Londres a Madrid, de Madrid a Granada…

Aún así, ¿será de verdad que la ciudad se está quedando vacía de un modo general, o es simplemente que las personas no aguantan demasiado tiempo aquí, y son sólo los que llevan unos años de rodaje los que se van? Porque es fácil darse cuenta de que la gente sigue viniendo; se sigue renovando la población de estudiantes, de músicos, de trabajadores…pero parece que los veteranos de la ciudad ya han tirado la toalla, y buscan nuevos horizontes y otras opciones y modos de vida.
Me planteo si, en un tiempo, yo lo veré así también; si en unos años estaré cansado de Madrid y querré irme a otro lugar. Hasta hace unos meses para mí era impensable abandonarla, pero la verdad es que, pensado fríamente, sí que es probable que acabe yéndome…y me da miedo pensarlo. Aunque sea algo bastante obvio y de esperar con mi edad, yo nunca lo había visto así, y sí que me asusta pensar que tal vez, casi seguramente, ésta no sea mi última parada.

5 comentarios:

Ju dijo...

Lo que para mi es obvio, es que los culos inquietos siempre serán eso, culos inquietos. Existen aquellos que generalmente se van de su tierra para alcanzar nuevos objetivos que no son tan accesibles allá donde viven, (como yo), y quellos que solo solo buscan encontrarse a sí mismos. Quizá no se dan cuenta que, vayan donde vayan, siempre estarán buscando en realidad dentro de ellos, intentendo descubrir quiénes son en realidad, y qué es lo que les satisface. Yo he deseado irme de Tenerife muchas veces. Alguna lo he intentado incluso, pero me he visto frenada por la idea de que a lo mejor sólo intento encontrar mi verdadera personalidad. ¿Se puede conseguir eso huyendo de nuestro entorno?, quiero decir, ¿es verdaderamente necesario, o tal vez lo que hacemos realmente no es encontrarnos, sino huir de nosotros mismos?. Si es así estamos jodidos!. Huir de uno mismo es tremendamente difícil...

Jaime dijo...

Yo creo que es un tema de las personas

En mi experiencia he visto que todo el mundo va y viene y cada cierto tiempo quiere cambiar de aires, esto ocurre en Londres, Berlín, Dublín, Roma, Tenerife, ... y Madrid claro está

Hay momentos de subidón y bajones, pero al final lo de moverse también cambia si tienes un niño o encuentras oportunidades para trabajar en lo que quieres, etc

A mi siempre me gustó Cádiz para vivir¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Jaime dijo...

Otra cosa

¿Creéis que sabéis moveros bien en Madrid?

Evavaivi dijo...

Estoy de acuerdo en que es cuestión de personas y no de lugares... Hay personas que salen de su sitio y se quedan en el que les recibe porque se encuentran a gusto, porque encuentran su sitio. En mi caso, sé que a Madrid volveré, por supuesto, pero sí que llega un momento en el que quieres renovar un poco tu vida, el paisaje, los sitios, la gente...

Madrid es increíble, ilimitada... pero tmb se queda pequeña a veces.

No lo pienses tanto, si algún dia te llega el momento de irte no te asustará. Será como cuando viniste a Madrid, emocionante y divertido.

La gente va y viene, eso se ve, se siente, siempre. Pero sabes que las personas importantes siempre están ahí. Es lo que hace que yo misma no me sienta perdida ante la perspectiva de irme de Madrid..

J.M. Mena dijo...

Acabo de llegar de vacaciones y como no, ya estoy realizando mi visita al blog de Lio.

Me parece un tema muy interesante lo que planteas, porque precisamente le he estado dando vueltas toda la semana y he llegado a una conclusión: me encanta la ciudad, me dan vértigo las islas. Ha sido llegar a Madrid y decir "al fin en casa", de repente he vuelto a ser yo mismo, de alguna forma he recuperado parte de mi personalidad, no sé, es extraño, pero si la vida no me lo impone, no moveré jamás de aqui. En conclusión, que para bien o para mal soy más madrileño que el cocido.

"Cuando la muerte venga a visitarme, no me despiertes déjame dormir, aqui he vivido aqui quiero quedarme, póngamos que hablo de Madrid" Los porretas